¿Desayunar Zumo de Naranja o Batidos de Proteínas?

Si en el post anterior os hablaba de los beneficios de la quinoa, uno de los alimentos saludables de moda, hoy os voy a hablar de los beneficios de los batidos de proteínas, cada vez más populares también entre la gente, y no solo entre culturistas o apasionados del fitness si no entre todo tipo de personas que quieren llevar una dieta saludable.

Los batidos de proteínas han estado durante mucho tiempo criminalizados por muchas personas, simplemente por desconocimiento. Es cierto que la tendencia está cambiando desde hace ya un tiempo (actualmente hasta puedes encontrarte incluso con nutricionistas que los recomiendan) pero aún así, existe mucha desinformación sobre el tema. Los batidos son suplementos alimenticios, simple comida en polvo con un alto porcentaje de proteínas frente a un escaso porcentaje de grasas e hidratos de carbono, es solamente la proteína aislada, generalmente de la leche.

Aún así, si hoy en día pregunto a diferentes personas sobre qué alimento de la foto de arriba les parece más saludable, probablemente la mayoría se equivoque. Si digo que desayuno un batido de proteínas, posiblemente muchos piensen que no es un desayuno saludable o que incluso es dañino. En cambio, si mi respuesta es el zumo de mandarinas muchos creerán que es una opción buena y saludable. Se equivocan. La OMS ya nos ha advertido de los peligros del azúcar, y ha rebajado su recomendación diaria a 25 gramos diarios de azúcar, contando los azúcares añadidos pero TAMBIÉN “los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de fruta“. Esta recomendación ya es superada por muchos solo con este desayuno (un vaso de 250 ml de este zumo tiene 25 gramacos de azúcar) o con el típico desayuno español de un Cola-Cao con cereales refinados (azúcar con azúcar).

La fruta hay que comerla entera, pieza a pieza, para aprovechar la fibra de la pulpa y el poder saciante de esta, no meterse de golpe tres o cuatro naranjas en un zumo, por ejemplo.

Continue reading