Ginecomastia, un problema que ocultan muchos hombres.

Hoy os voy a hablar de un problema bastante frecuente en los hombres aunque no es muy conocido debido a que muchos de ellos lo ocultan por tabú: la ginecomastia.

Se conoce como ginecomastia al agrandamiento patológico de una o ambas glándulas mamarias en el varón. Éste trastorno, muchas veces, viene asociado a hiperprolactinemia (exceso de prolactina en sangre) o a un hiperestrogenismo derivado de una patología hepática (como por ejemplo cirrosis) en la que los estrógenos no son metabolizados por el hígado.

Pero bueno, mejor me dejo de tecnicismos y os muestro una imagen en la que se aprecia claramente este trastorno porque, como dice el refrán, una imagen vale más que mil palabras.

Como se aprecia claramente en la foto, podemos ver el antes y después de una operación de ginecomastia. En la imagen de izquierda, se ve cómo el pecho está excesivamente desarrollado para tratarse de un varón, algo poco masculino que no sólo queda en un defecto físico, puesto que muchos pacientes acaban desarrollando secuelas psicológicas al tener vergüenza de su cuerpo, o trastornos de autoestima, lo que les afecta en su vida diaria.

En la foto de la derecha, podemos ver un resultado más que exitoso de la operación de ginecomastia, en la que se ha extirpado el exceso de glándula mamaria del paciente. Como digo, se trata de mama, no de grasa, no hay que confundir esta enfermedad con el aumento en los pechos del hombre cuando se produce por exceso de grasa. A esto último se le conoce con el nombre de pseudoginecomastia, y esta sí puede arreglarse sin pasar por el quirófano, con una dieta muy estricta y mucho deporte. Si bien, muchas veces estos dos trastornos van unidos de la mano y a muchos pacientes que se operan les aplican los dos métodos (primero una liposucción para eliminar el exceso de grasa y luego la extirpación de las glándulas).

Las causas de esta patología son muy variadas, aunque muchas veces se debe a los cambios hormonales producidos por los cambios fisiológicos en nuestro cuerpo, especialmente en tres edades: al recién nacer, en la pubertad y en la vejez. Sin embargo, no siempre es así, ya que en otras muchas ocasiones estos cambios han sido consecuencia de la ingesta de algún medicamento, por ejemplo por haber consumido fármacos en un tratamiento contra el cáncer, esteroides anabólicos, etc. Si necesitas más información, puedes ampliarla en el enlace que te dejo aquí abajo.

Fuente: Ginecomastia Hombres

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *