¿Cuántos litros de agua hay que beber al día?

Si varios posts atrás os hablé de los mitos negativos que existían alrededor de los batidos de proteínas hoy os vengo a hablar de otro de esos mantras alimentarios que todo el mundo repite y que seguro que has oído mil veces. De hecho, estoy pensando en hacer una sección específica para hablar de “mitos alimentarios”, ya que tendría contenido para aburrir, y así dejar la sección de Alimentación, más genérica, para otros menesteres. 😉

Me refiero a la concurrida frase de “hay que beber dos litros de agua al día“. Seguro que lo has oído mil veces y en diferentes contextos: en la escuela, a tu madre, al nutricionista de la tele, etc. Hay diferentes variantes del mantra, como por ejemplo que “hay que beber ocho vasos de agua diarios” algo que, más o menos equivaldría a la misma cantidad. Pero, ¿qué hay de cierto en esto? ¿Es verdad este dato? ¿Tiene alguna evidencia científica?

Pues lo cierto es que NO. Esta recomendación de beber dos litros de agua embotellada al día carece de base científica. Ya en el año 2002, el Doctor Heinz Valtin publicó un artículo en la American Journal of Physiology titulado “Drink at least eight glasses of water a day.” Really? Is there scientific evidence for “8 × 8”? en donde hablaba de este mito. El origen de esta invención podría estar en una interpretación tendenciosa que se hizo de las recomendaciones que en el año 1945 dio la Food and Nutrition Board of the National Research Council, en las que afirmaban que una cantidad de agua recomendada para los adultos era 2.5 litros de agua al día, en la mayoría de los casos. Sin embargo, (y por eso he dicho que la interpretación es tendenciosa), la información no acababa aquí, puesto que en esas mismas recomendaciones se decía que “la mayor parte de esta cantidad está contenida en alimentos“. Es decir, cuando bebés leche, café, tomas frutas, verduras, sopas, etc. ya estás introduciendo gran parte de esos 2,5 litros de agua, NO necesariamente tienes que añadir otros dos litros y medio de agua a palo seco.

¿Quiere decir esto que beber dos litros de agua al día o la nueva moda de beber agua hidrogenada es malo? No. Esto no vale para decir, “ey, que me ha dicho el médico que lo de beber agua es un mito trae para aquí esa cerveza”, que nos conocemos. 😉

Pero esta claro que no hay bebida más saludable que el agua, y que es mucho mejor para tu salud tomar un vaso de agua que una cerveza, por ejemplo. El problema está en que se ha interpretado como que necesariamente hay que beber dos litros de agua a palo seco, independientemente de los hábitos que tengas el resto del día. Hay gente, por ejemplo, que se fuerza a beber sus ocho vasos de agua al día, pero luego come y cena con Nestea. Esto es inútil. Evidentemente, si SUSTITUYES los litros de Nestea por agua vas a estar más sano, pero no porque bebas más agua, sino porque te estás ahorrando unos gramos y gramos de azúcar refinado. 😉 Y no sólo es inútil sino que, en los estudios había evidencias (tampoco firmes) de que no solo no era más beneficioso sino que, incluso, podría ser perjudicial este consumo excesivo de agua.

Es cierto que el cuerpo está formado por un 75% de agua en el momento de nacer y en torno a un 65% de agua cuando somos adultos, pero no existe un déficit de hidratación en la población como nos quieren vender y ni tu piel ni tu cuerpo van a estar más hidratados por beber más líquido.

Mi recomendación es sencilla: beber cuando tengáis sed, ¡oh sorpresa! 😀 Y sirve para casi todo el mundo a excepción de los bebés (que no pueden hablar) ancianos y personas enfermas, cuando quizás estaría bien programar una ingesta de líquidos.

 

¿Qué es el Parkinson y cuáles son sus síntomas?

La enfermedad de Parkinson, mal de Parkinson, parkinsonismo idiopático, o parálisis agitante es una enfermedad neurodegenerativa crónica caracterizada por temblores, bradicinesia (movimiento lento) y rigidez. Esta enfermedad viene acompañada muchas veces con un trastorno del movimiento en el paciente pero no solo eso, ya que también puede alterar su función cognitiva y su sistema nervioso autónomo.

El nombre de la enfermedad se debe a su “descubridor” James Parkinson médico clínico que describió por primera vez la parálisis agitante. Además, en el año 1997 la OMS fijó la fecha de nacimiento de este médico, el 11 de abril, como Día Mundial del Párkinson, una celebración cuyo objetivo es concienciar de las necesidades de los enfermos que padecen esta dolencia tan incapacitante.

 

Conocer los síntomas del Parkinson a tiempo puede hacer la diferencia en cómo se vive esta enfermedad. El Parkinson es una condición que cuando es conocida a tiempo, la persona que la sufre tiene mayores probabilidades de llevarla con tranquilidad, aunque por los momentos no se conozca una cura definitiva. Continue reading